top

Torrijas de naranja ligeras

INGREDIENTES

– 4 cucharadas de miel de naranjo
– 2 cucharadas de crema whisky
– Azúcar y canela para decorar
– 1 cucharadita de vainilla
– 1 bolsa pan de torrijas
– Ralladura de 1 naranja
– Zumo de 1 naranja
– 80 gr. de azúcar
– 500 gr. de leche
– 400 gr. de nata
– 2 huevos XL
Left Parallax Background Element

Elaboración

Infusionar la leche y nata con la canela, la ralladura de naranja y el azúcar, sin que llegue a hervir. Echar el whisky y la vainilla. Dejar enfriar completamente. Colocar en una fuente el pan y verter la leche infusionada y colada por encima, hasta cubrir. A los 5 minutos dar la vuelta al pan para terminar de empaparse.

Sacarlos, pasarlos por el huevo batido y colocarlos en una bandeja de horno con un papel de horno debajo para que no se peguen. Hornear a 250ºC calor arriba / abajo con grill 7 minutos, sacarlos, dar la vuelta, volver a pasar huevo por encima y volver a meter otros 5 minutos al horno.

Aprovechamos este tiempo para rebajar la miel mezclando con el zumo de naranja, hasta conseguir mezcla espesa. Sacar del horno las torrijas y pintar generosamente con la miel por encima. Servir.

Nuestro programa en youtube

TORRIJAS

Son un dulce de origen europeo, pero de larga tradición en España. Consiste en una rebanada de pan (habitualmente no del día, ya algo duro) que es empapada en leche o vino y, tras ser rebozada en huevo, se fríe en una sartén con aceite. Se endulza con miel, melaza o azúcar y es aromatizada con canela.

Es similar a la tostada francesa y se asocia a un postre típico en Semana Santa. Las primeras recetas en España aparecen en el ‘Libro de Cozina’ de Domingo Hernández de Maceras (1607). Y en el siglo XX la torrija era muy habitual en las tabernas de Madrid y se servía con vasos de vino.

Recetas y variantes

Existen múltiples variantes de las torrijas, comenzando por el pan, que puede ser pan corriente del día anterior o una masa preparada especialmente para ello. Se puede echar un trozo de cáscara de limón en el aceite de oliva de la sartén para aromatizarlo, aunque no es esencial, porque, aunque existen una serie de características comunes, cada cocinero le añade su propio toque a sus torrijas, como sucede con todos los platos que conocemos. Y como no, las torrijas hechas al horno, como las que tenemos hoy aquí, siendo algo más ligeras de grasa pero no por ello faltos de sabor.

Curiosidades

¿Por qué en Semana Santa? Su consumo asociado a la Semana Santa se debe tal vez a la necesidad de aprovechamiento del pan sobrante, que, durante el tiempo en que no se podía comer carne, era por ello menos consumido, aunque las familias elaboraban la misma cantidad. Otros piensan que tiene una asociación religiosa, porque durante la Cuaresma (días de ayuno y penitencia en memoria de los 40 días que ayunó Jesucristo en el desierto) había que buscar un alimento para llenar el estómago sin ofender las creencias.

CATEGORÍA