¿Por qué no se pasa la sal de mano en mano?

¿Alguna vez te has preguntado por qué en la mesa no se pasa la sal de mano en mano? Pues resulta que hay una buena razón detrás de esta práctica tan común. Aunque es posible que en algunas familias o grupos de amigos se haga, en general es una costumbre que se evita. La razón principal es la higiene. Cuando pasamos la sal de mano en mano, estamos compartiendo gérmenes y bacterias que pueden propagar enfermedades. Además, pasar la sal de mano en mano puede resultar incómodo o incluso poco educado en algunas culturas. Pero no te preocupes, existen otras formas de ofrecer la sal a tus comensales sin tener que pasarla de mano en mano. En este artículo te contaremos algunas alternativas para que puedas disfrutar de tus comidas sin preocupaciones.

Índice

¿Qué significa que se te derrama la sal?

Seguro que te ha pasado alguna vez: Estás en una cena y alguien te pide que le pases la sal. Tú coges el salero y se te derrama un poco de sal en la mesa. ¿Qué significa esto? ¿Es buena o mala suerte? En realidad, no hay nada de qué preocuparse.

En la cultura popular, se dice que si se te derrama la sal es señal de mala suerte. Pero esto es solo una superstición sin fundamento real. De hecho, el origen de esta creencia puede estar relacionado con el valor que tenía la sal en la antigüedad. La sal era un bien muy preciado, y se creía que derramarla significaba desperdiciarla y por lo tanto, deshonrarla. Por eso, se relacionó con la mala suerte.

En la actualidad, el hecho de que se te derrame la sal no tiene ninguna repercusión en tu vida. Es simplemente un accidente que puede ocurrir a cualquiera. Pero, ¿por qué no se pasa la sal de mano en mano?

  • Para evitar que se derrame: Como hemos visto, la sal es un producto que puede derramarse fácilmente, por lo que pasarla de mano en mano aumenta el riesgo de que se produzca un accidente.
  • Por higiene: pasar la sal de mano en mano puede ser poco higiénico, ya que cada persona puede tener diferentes niveles de higiene personal.
  • Por comodidad: En muchas mesas, el salero está en el centro para que cada comensal pueda servirse la cantidad de sal que desee sin necesidad de pasarla de mano en mano.

Y si quieres evitarlo, puedes optar por dejar el salero en el centro de la mesa para que cada comensal se sirva la cantidad de sal que desee.

Etiqueta en la mesa: ¿Cómo pedir la sal adecuadamente?

La etiqueta en la mesa es algo que a todos nos preocupa en alguna ocasión. Y es que, ¿quién no ha sentido el miedo de cometer un error en la mesa delante de invitados o en una cena importante?

Uno de los temas que más dudas suscita es cómo pedir la sal adecuadamente. Aunque muchos creen que es incorrecto hacerlo, por suerte, ¡no lo es! Pedir la sal es perfectamente correcto, siempre y cuando se haga de la manera adecuada.

Uno de los errores más comunes es pedir la sal de mano en mano. Antiguamente, se consideraba de mal gusto pasar la sal directamente, de mano en mano, ya que se creía que podía transmitirse la mala energía de una persona a otra. Sin embargo, hoy en día, esta creencia ha quedado en desuso y es perfectamente normal pedir la sal directamente al lado de uno.

Pero, ¿cómo se pide la sal adecuadamente? Lo correcto es pedir la sal al anfitrión o a la persona más cercana a ella. Por ejemplo, si estás sentado en una cena y la sal está al otro lado de la mesa, no es correcto levantarte y cogerla directamente. Lo mejor es pedírsela a la persona que está más cerca de ella y que pueda pasarla cómodamente.

Otra opción es pedir la sal con educación y cortesía. Por ejemplo, puedes decir "¿Me pasas la sal, por favor?" o "¿Podrías pasarme la sal, por favor?".

En cualquier caso, es importante tener en cuenta que la sal no debe ser el centro de atención en la mesa. No es recomendable añadir sal a la comida sin haberla probado antes y, si se desea añadir más, se debe hacer de manera discreta.

No debemos tener miedo a hacerlo, pero tampoco debemos convertirlo en el centro de atención de la mesa.

Espero que ahora tengáis claro por qué no se pasa la sal de mano en mano. Siempre hay un motivo detrás de cada tradición, aunque a veces nos parezca una superstición más. Recordad, la próxima vez que estéis en la mesa, ¡mejor deslizad la sal! Gracias por leer y ¡nos vemos en los fogones!

Te puede interesar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad