¿Por qué no es bueno comer sandía en la noche?

Seguro que en algún momento has escuchado que no es recomendable comer sandía por la noche. Pues bien, aunque pueda parecer un mito sin fundamento, lo cierto es que tiene cierta lógica. La sandía es una fruta con un alto contenido en agua y azúcares, lo que la convierte en un alimento muy refrescante y energético. Sin embargo, estas propiedades pueden tener efectos negativos si se consume en determinadas horas del día. En este artículo te explicamos por qué no es bueno comer sandía en la noche y cuáles son las alternativas más saludables. ¡Sigue leyendo!

Índice

¿Qué pasa si como sandía antes de dormir?

¿Eres de los que les gusta comer sandía antes de dormir porque te ayuda a hidratarte y te da una sensación de frescura? Pues aunque a simple vista parezca algo inofensivo, la verdad es que no es recomendable comer sandía en la noche. ¿Por qué? A continuación, te lo explico.

La digestión de la sandía

La sandía es una fruta que se caracteriza por tener un alto contenido de agua y fibra. Esto hace que sea una excelente opción para consumir a lo largo del día, pero no en la noche. Si la comes antes de dormir, tu cuerpo tendrá que trabajar más para digerirla y esto puede ocasionar molestias estomacales, como la acidez o el reflujo.

El azúcar de la sandía

La sandía también contiene una cantidad significativa de azúcar, aunque sea natural. Si la consumes en la noche, tu cuerpo no tendrá la oportunidad de quemar esas calorías y esto puede contribuir al aumento de peso. Además, el azúcar puede hacerte sentir más activo, lo que dificultará que concilies el sueño.

La sandía y la diuresis

La sandía también tiene un gran efecto diurético debido a su alto contenido de agua. Esto significa que si la consumes antes de dormir, tendrás que despertarte varias veces en la noche para ir al baño y esto puede afectar la calidad de tu sueño.

Si deseas comer sandía, es mejor que la consumas durante el día para que tu cuerpo tenga tiempo suficiente para digerirla y quemar las calorías.

Evita consumir sandía en estos casos

La sandía es una fruta deliciosa y refrescante que nos encanta comer en verano. Sin embargo, hay ciertos casos en los que debemos evitar su consumo. A continuación, te contamos cuáles son:

  • Si tienes problemas de riñón: La sandía es rica en potasio, lo que puede ser perjudicial para las personas con problemas de riñón. Si padeces de esta enfermedad, es mejor evitar su consumo o consultar con un profesional de la salud antes de hacerlo.
  • Si estás en una dieta baja en carbohidratos: Aunque la sandía es una fruta baja en calorías, también es alta en carbohidratos. Si estás siguiendo una dieta baja en carbohidratos, es mejor limitar su consumo o elegir otras frutas con menos carbohidratos como las fresas o los arándanos.
  • Si tienes problemas de digestión: La sandía es rica en fibra, lo que puede ser beneficioso para la digestión. Sin embargo, si tienes problemas de digestión como la acidez estomacal o el reflujo gastroesofágico, es mejor evitar su consumo en grandes cantidades ya que puede empeorar los síntomas.
  • Si eres alérgico: Aunque es poco común, algunas personas pueden ser alérgicas a la sandía. Si experimentas síntomas como hinchazón, picazón o dificultad para respirar después de consumir sandía, es importante buscar atención médica inmediatamente.

Si tienes dudas sobre si debes comer sandía o no, es mejor consultar con un profesional de la salud para asegurarte de que es seguro hacerlo.

Los sorprendentes beneficios de cenar sandía

¿Quién dice que no se debe comer sandía en la noche? Al contrario, ¡cenar sandía puede ser una excelente opción! Aquí te contamos por qué:

1. Hidratación y digestión

La sandía está compuesta en un 90% de agua, lo que la convierte en una fruta muy hidratante. Además, su contenido en fibra ayuda a mejorar la digestión y a prevenir el estreñimiento. Así que, si tienes sed y ganas de comer algo ligero antes de dormir, ¡la sandía es tu fruta ideal!

2. Beneficios para el corazón

La sandía contiene una sustancia llamada citrulina, que ayuda a relajar los vasos sanguíneos y a reducir la presión arterial. Además, su contenido en licopeno, un antioxidante, ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares. ¡Cenar sandía puede ser una buena opción para cuidar de tu corazón!

3. Propiedades antiinflamatorias

El licopeno que contiene la sandía también tiene propiedades antiinflamatorias, lo que puede ayudar a reducir el dolor muscular y articular. Si has tenido un día intenso de entrenamiento, cenar sandía puede ser una buena opción para ayudar a tu cuerpo a recuperarse.

4. Ayuda a conciliar el sueño

La sandía también contiene triptófano, un aminoácido que ayuda a producir serotonina y melatonina, hormonas que regulan el sueño. Así que, si tienes problemas para dormir, cenar sandía puede ser una opción saludable para ayudarte a conciliar el sueño.

Como ves, cenar sandía puede tener muchos beneficios para tu salud. ¡No le temas a esta fruta en la noche y disfrútala en tus cenas ligeras!

Espero que hayáis pillado el rollo de por qué la sandía a deshoras no es la mejor de las ideas. ¡Gracias por leer! Venga, a cuidarse y a seguir disfrutando de la comida, pero siempre con cabeza.

Te puede interesar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad