top

Pasta con pesto de brócoli

INGREDIENTES

– 1 pizca de copos de chile rojo seco
– 4 filetes de anchoa en aceite
– 400 gr harina de trigo duro
– 50 g queso parmesano
– 400 gr brócoli fresco
– 2 dientes de ajo
– 1 limón
– AOVE
– Sal
– Pimienta negra
Left Parallax Background Element

Elaboración

Para hacer la masa: añada 200 ml de agua a 400 gr de harina, amasar durante 10 minutos hasta que esté suave la bola. El tamaño y la forma la podemos hacer como queramos: tallarines, espagueti, papardelle,…

Para la salsa: poner a fuego alto el ajo, las anchoas y el chile picados. Saltear 2 minutos y echamos el brócoli troceado en pequeño, salpimentar, Saltear otros 2 minutos, echar algo de agua, bajamos el fuego y hacemos durante 10 minutos más, cazuela tapada. Pase 3/4 partes del salteado a un mortero, junto con un buen puñado de queso rallado, jugo de 1/2 limón y un chorrito de AOVE. Machacar bien hasta obtener una salsa espesa.

Para la pasta: cocine la pasta en una olla con agua hirviendo con sal durante 4 minutos, o hasta que esté al dente. Guardar un poco de agua de cocción para emulsionar la salsa, escurra la pasta, echarla en la cazuela del salteado, agregar el pesto de brócoli y remover bien para que se mezclen los sabores. Termine con un poco de AOVE y una ralladura adicional de queso.

Nuestro programa en youtube

EL
BRÓCOLI

El brócoli, o también llamado brécol, es una verdura que suele tener tantos adeptos como detractores, pero podemos decir que es una mera estadística, ya que los aportes nutricionales que proporciona este alimento está fuera de toda duda sobre su calidad. Gracias a los invernaderos tenemos brócoli casi todo el año, pero es en otoño cuando tiene mayor calidad natural. Para seleccionarlos hay que tener en cuenta el color, que debe ser de un tono verde intenso y con las cabezas, bien unidas y compactas.

Preparación

En cuanto a su preparación es muy versátil, ya que pueden ser consumidas crudas (ensaladas), hervidas y salteadas. Y en cuanto al tallo, que suele ser de mayor dureza, podemos darle el mismo tratamiento que a los espárragos, aliñados con vinagreta o mayonesa, resulta un aperitivo muy adecuado para comenzar a “abrir boca”. Y aunque los más pequeños son reacios a probar esta hortaliza, tiene la capacidad de poder ser transformada en cremas, purés, o acompañadas con jamón, pavo, etc. Así que tirar de imaginación y no poner excusas para utilizarlas habitualmente.

Propiedades y beneficios

En cuanto a sus propiedades nutritivas, ha sido calificado como la hortaliza de mayor valor nutritivo por unidad de peso de producto comestible. Con solo 32 kcal por 100 gr, su principal aporte está en las vitaminas A y C, el potasio y sobre todo el calcio, muy relacionadas con el crecimiento y desarrollo del S.N. Y en cuanto a proteína, es uno de los principales productos que suelen usar los veganos, ya que posee unas cualidades proteicas vegetales muy alta.