top

Tarta cremosa de manzana

INGREDIENTES

– 2 huevos medianos
– Mermelada para pintar
– 90 gr de azúcar moreno
– 90 gr de harina de avena
– 1 ‘hoja’ de masa quebrada
– 1 cdta de levadura química
– 3 manzanas golden triturada
– 125 gr de leche de almendras
– 2 manzanas golden para decorar
Left Parallax Background Element

Elaboración

Extendemos la masa quebrada por el molde engrasado, pinchamos con un tenedor y metemos en el horno, precalentado a 180ºC, unos 10 minutos.

Mientras hacemos el relleno. Para ello mezclamos en una batidora (o vaso americano) la harina, el azúcar, la leche vegetal, las manzanas trituradas, la levadura química y los huevos batidos. Sacamos la masa quebrada y extendemos sobre ella la mezcla anterior.

Decoramos con las manzanas golden cortadas en finas medias lunas, hasta que cubra por completo la superficie. Metemos nuevamente en el horno unos 20-25 minutos hasta que se tueste la superficie. Mientras, calentamos la mermelada en un cazo pequeño puesto al fuego, para que coja temperatura y quede algo líquida.

Pasado el tiempo del pastel, sacamos del horno y pintamos con la mermelada por encima (aun caliente), de forma generosa, y dejamos enfriar.

Nuestro programa en youtube

LA
MANZANA

Las manzanas son el fruto del manzano, de las familias de las Rosáceas, pero esta familia incluye a más de 2000 especies de platas herbáceas, así que podemos decir que hay “una jartá” de tipos.

Desde el punto de vista nutricional es una de las frutas mas recomendadas en la dieta. El 85% es agua, de ahí su poder refrescante e hidratante, tiene gran cantidad de fructosa y fibra, y es ideal para cuando tenemos algún problema estomacal o digestivo, ya que alivia de forma natural los efectos de “pesadez” de estomago. Eso si, para eso hay que comerla con la piel, que es donde esta la pectina, fibra soluble causante de esa capacidad de regulación intestinal.

Preparación

A la hora de elegir buenas manzanas, debemos tener en cuenta que no tenga golpes, ni manchas raras, ni estén arrugadas, y por supuesto, agujeros, que lo mismo tiene inquilino propio.

Su conservación es muy sencilla, ya que basta con tenerlas en el frutero, pues aguantan bien varias semanas sin perder consistencia ni sabor, y siempre a punto para darles un mordisco. Si compráis muchas o para largo tiempo, mejor en el frigorífico, sacándolas un tiempo antes de ser consumidas, o cocinarlas, porque fría pierden su sabor y se ponen muy duras. Aunque hoy día con los tratamientos que recibe, podemos tenerlas mucho tiempo conservadas, a saber por qué.

Curiosidades

Por último, una cosita a tener en cuenta: A pesar de que siempre se ha atribuido a la manzana la particularidad de que tomada como postre contribuye a reducir la formación de placa y evitar la caries, no debemos olvidar que contiene azúcares y ácidos que deterioran el esmalte, por lo que no puede sustituir al cepillo de dientes, ojo a esto por favor.

CATEGORÍA