top

Panecillos de albóndigas ibéricas y queso fundido

INGREDIENTES

– 240 gramos de carne ibérica picada
– 60 gramos de queso viejo “fundible”
– 200 gramos de tomate de lata
– 4 cucharaditas de pesto verde
– 2 panecillos rústicos
– AOVE
– Sal
– Pimienta Negra
Left Parallax Background Element

Elaboración

Mezclamos la carne picada con la mitad del pesto, sal y pimienta. Dividimos en 8 partes y hacemos albóndiga con ellas.

Salteamos bien en una sartén con un poco de AOVE. Cuando estén bien doradas, echamos el tomate triturado con un poco de agua (la cuarta parte aprox.) y salpimentado, dejamos que empiece a hervir y bajamos el fuego.

Al cabo de unos minutos, colocamos trozos de queso por encima de cada albóndiga, tapamos la cazuela y dejamos hacer unos 5 minutos, para que se espese la salsa, se funda el queso y se terminen de hacer bien la carne por dentro.

Mientras se termina de hacer, colocamos en otra sartén los panecillos abiertos para tostarlos ligeramente y que estén crujientes. Para servir, untamos con el resto del pesto los panecillos por la parte inferior, colocamos encima 4 albóndigas con su queso fundido en cada uno, untamos la otra parte del pan con la salsa de tomate y servimos.

Nuestro programa en youtube

Ibérico
y la tradicional matanza

La matanza es un acontecimiento especial que tiene sus raíces en la tradición, reuniendo a amigos y familiares en torno al cerdo ibérico. Sus orígenes son tan remotos que es difícil situarlos cronológicamente en una fecha concreta, pero, a pesar de ello, sigue siendo una de las tradiciones más arraigadas de los pueblos de las serranías andaluzas. Un ritual que va más allá de sus fines gastronómicos, ya que es un acto social que forma parte de la idiosincrasia de muchos pueblos.

Con la matanza se consigue aprovechar todo el animal, y con ello realizar diversas elaboraciones para afrontar el frio invierno, de ahí que el comienzo de dicha actividad sea a comienzos del otoño.

Cerdo ibérico

Es el FERRARI de las matanzas, ya que es el animal más cotizado en estas reuniones, se aprovecha todo (recordad el dicho de “se aprovecha hasta los andares”).

El día de San Martin está asociado a las matanzas en mucho lugares (Recordad frase “a todo cerdo le llega su San Martín”).

Hoy día la ley regula la matanza de forma que el animal sufra lo menos posible (aturdimiento previo) y siempre en presencia de un veterinario.
Es una tradición que se va perdiendo, pero que sigue formando parte de nuestra cultura y sigue siendo un punto de encuentro social en muchos pueblos de España.

CATEGORÍA